jueves, 25 de diciembre de 2008

Este Sabado 3 de enero se estrena "Las Tres Hermanas".

Las tres hermanas”
Obra: “Las tres hermanas” (Drama en cuatro actos, versión completa)
Dirección: Víctor Carrasco
Dramaturgia: Antón Chéjov
Elenco: Manuela Oyarzún, Francisca Lewin, Mariana Loyola, Gloria Munchmayer, Daniela Lhorente, Andrés Céspedes, Edgardo Bruna, Francisco Pérez-Bannen, Diego Casanueva, Cristián Carvajal, Tomás Vidiella, Juan Pablo Peragallo, Andrés Reyes, Emilio Edwards, Camila Garrido
Compañía: RKO Fábrica de Sueños
Duración: 2 horas 30 mns.
Fecha: Del 3 al 14 de Enero
Lugar: Teatro Mori Bellavista (Constitución 183, Barrio Bellavista)
Horario: 21:00 hrs.
Precios: $5000 General. $3000 Estudiantes y Tercera Edad
Elenco: Manuela Oyarzún, Francisca Lewin, Mariana Loyola, Gloria Munchmayer, Daniela Lhorente, Andrés Céspedes, Edgardo Bruna, Francisco Pérez-Bannen, Diego Casanueva, Pablo Macaya, Tomás Vidiella, Juan Pablo Peragallo, Andrés Reyes, Emilio Edwards, Camila Garrido





LA OBRA. Las Las hermanas Prosórov – Olga, Masha e Irina- viven en una provincia Rusa añorando volver a Moscú. Han puesto sus esperanzas de retorno en su hermano Andrei que vive junto a ellas. A medida que pasa el tiempo las esperanzas se desvanecen ya que Andrei se dedica compulsivamente a las apuestas y se casa con Natasha, mujer arribista que inmediatamente se hace cargo de la casa. Chebutykin, viejo médico que vive hace muchos años junto a los Prosórov, se ha entregado al alcohol para ahogar una existencia sin sentido. Vershinin, proveniente de Moscú, es el nuevo teniente coronel del grupo de militares del pueblo y quien cautiva a Masha, casada con Kulygin, hombre al que no ama. La joven Irina decide comprometerse con el barón Tuzenbach por quien no siente nada, pero con este compromiso revive en ella la esperanza de volver a Moscú; y la solitaria Olga ve cómo su vida se consume sin poder cambiar el curso de sus existencias.

“Las tres hermanas” muestra maravillosamente personalidades, relaciones y sus motivaciones. Explora la distancia entre la esperanza y la plenitud en las vidas de los Prozórov y de quienes los rodean.

Los personajes, complejos y contradictorios, se desenvuelven en medio de una trama sin grandes sucesos pero con un gran reflejo de la personalidad humana.

La puesta en escena de “Las tres hermanas” es la culminación de una trilogía compuesta por “Norte” del dramaturgo chileno Alejandro “Chato” Moreno (Santiago a Mil-selección 2008 y obra elegida por el Círculo de Críticos como el Mejor Montaje Teatral 2008) y “Variaciones sobre la muerte” del noruego Jon Fosse, que Víctor Carrasco y su compañía RKO Fábrica de Sueños se propusieron realizar durante el año 2008. Estas obras hablan de un lugar añorado: el norte, la muerte y Moscú y los tres montajes proponen una estética en que la palabra, la emoción y la forma subrayan ese concepto.

EL DIRECTOR. Víctor Carrasco a trabajado en teatro por más de 14 años con su compañía RKO Fábrica de Sueños, poniendo en escena obras del francés Bernard- Marie Koltés: como “De noche justo antes de los bosques” (1994), “En la soledad de los campos de algodón” (1997), “Tabataba” (1998), “La herencia” (2000) y “Roberto Zucco” (2006)“.

También ha montado, entre otras, “Los amantes de páramo” protagonizada por Tito Bustamente y Paulina Urrutia (1995); “Las bellas atroces” de la novela “la casa de las bellas durmientes” de Yasunari Kawabata, potagonizada por Tito Bustamante y Claudia Burr (1996); “Alguien va a venir” de Jon Fosse, protagonizada por Amparo Noguera, Marcelo Alonso y Oscar Hernández (2001); “El Hijo” de Jon Fosse, protagonizada por Claudia Di Girólamo, Ricardo Fernández, Eduardo Barril y Oscar Hernández (2003); puesta en escena de “Ma vie de chandelle” de Fabrice Melquiot, en el marco de la Muestra de Dramaturgia Europea Contemporánea (2003); “Hedda Gabler” de Henryk Ibsen protagonizada por Claudia Di Girólamo, delfina Guzmán, catalina Guerra, Willy Semler, Mauricio Pesutic y Cristina Aburto (2007); y, recientemente, “Norte” de Alejandro Chato Moreno protagonizada por Diego Casanueva, Cristián carvajal, Andrés Céspedes, Juan Pablo Ogalde y ramón Llao (2008) y “Variaciones sobre la muerte” de Jon Fosse protagonizada por Tomás Vidiella, Roxana Campos, Begoña Basauri, Antonio Campos, Bárbara Ruiz-Tagle y Pablo Cerda (2008)

Víctor Carrasco es además el guionista de las más exitosas teleseries de televisión de nuestro país. Ha escrito los guiones de “La Fiera”, “Pampa Ilusión”, “El circo de las Montini”, “Puertas adentro”, “Cómplices” y “El señor de la Querencia”, entre otras.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Las tres joyas locales que trae Stgo. a Mil

"Las tres hermanas", de Antón Chéjov, será llevada a escena por el director Víctor Carrasco con una traducción hecha especialmente para este montaje. "Es una pieza que me intriga, porque todos los personajes revisan su existencia y plantea dudas que son muy importantes para esta época", explica él. La obra, que se presentará en el Mori Bellavista, estará financiada por el propio Carrasco y tiene un elenco de 14 actores que comenzaron los ensayos esta semana. Está protagonizada por Francisca Lewin, Mariana Loyola y Manuela Oyarzún.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

"Clase" fue presentada en regiones gascias a festival universitario.


Universidad San Sebastián

Cerca de 500 estudiantes secundarios tuvieron la oportunidad de presenciar el estreno en la ciudad de "Clase", considerada como una de las mejores obras de teatro del año, dando así inicio al proceso de Admisión 2009 de la Sede Valdivia. Para este año, la USS ofrecerá nuevas y mejores becas que podrán financiar hasta el 100% del arancel por todos los años que dure la carrera. El 1 de diciembre comienzan las matrículas.
Con un montaje que reflexiona y profundiza respecto de la educación en Chile y cómo se visualiza desde la perspectiva del estudiante y el profesor, la Universidad San Sebastián Sede Valdivia inició su Proceso de Admisión 2009 con una función privada a la que asistieron cerca de 500 estudiantes y profesores de los diversos establecimientos educacionales de la ciudad.

La actividad, desarrollada en el Instituto Comercial, contó con la presencia en Valdivia de la destacada actriz de teatro y televisión Francisca Lewin y de Roberto Farías, de vasta trayectoria sobre las tablas. Pablo Hoffmann, vicerrector de Sede, explicó que la actividad tenía como objetivo “por un lado, generar una reflexión entre los alumnos y sus docentes respecto de la situación y la calidad de la educación en Chile, porque estábamos seguros que esta obra sería tema de conversación en el aula o en la mesa con los padres. Por otro lado, nos permitía iniciar nuestro proceso de admisión con una actividad masiva para los estudiantes, entretenida y nunca antes vista en la ciudad”.

viernes, 17 de octubre de 2008

35 Obras Nacionales Trae Santiago a Mil 2009

Lo mejor de la temporada teatral llegará a las tablas en enero próximo...


Como cada enero, Santiago será una fiesta de teatro. Esta vez, 35 montajes fueron seleccionados entre la nutrida cartelera nacional 2008, para formar parte de la XVI Edición del Festival Internacional de Teatro Santiago a Mil, evento que se hace posible gracias al apoyo de Minera Escondida, operada por BHP Billiton, y el Gobierno de Chile.

A la grandiosa Sasha Waltz, reconocida mundialmente como la embajadora de la danza contemporánea alemana, y a los catalanes de La Fura dels Baus, llegará lo mejor del año en materia nacional, escogido por un jurado especializado compuesto por los actores y teóricos Soledad Lagos, Alejandro Trejo, Catalina Saavedra, Néstor Cantillana, Luis Barrales, Roxana Naranjo, Martín Erazo, Horacio Videla, Héctor Calderón, Claudia Vicuña, Mabel Diana y Carla Lobos.

La cita nacional tendrá lugar entre el 3 y el 25 de enero de 2009, y acompañará a los 18 montajes extranjeros que aterrizarán en la capital.

En la categoría selección 2008, las obras elegidas fueron: “Cristo”, de Manuela Infante, estupenda entrega de Cristián Carvajal, Héctor Morales, María José Parga, Juan Pablo Peragallo y Angélica Vial; “Cómo aprendí a manejar”, de la Compañía Detuch, dirigida por Marco Espinoza, ganadora de los premios a Mejor Dirección de Arte, Mejor Actor y Mejor Montaje en el Primer Festival de Dramaturgia Norteamericana Contemporánea; “Violación”, de Aldo Droguett, montaje de la Compañía Teatro La Casa, basado en “La violación de Lucrecia”, de William Shakespeare; “Filóctetes”, del reconocido autor alemán Heiner Müller, dirigida por Heidrun Breier; “Norte”, de Víctor Carrasco, con Diego Casanueva, Cristián Carvajal, Juan Pablo Ogalde, Andrés Céspedes y Ramón Llao; “Clase”, de la Agrupación La Reina de Conchalí, dirigida por Guillermo Calderón, reconocido ampliamente por su anterior trabajo, “Neva”; “Las Huachas”, dirigida por Alexis Moreno e interpretada por Tamara Acosta, Alexandra Von Hummel, Rodrigo Soto y José Palma; “¿Y quién no sabe cómo es un dragón?”, adaptación de Bret Fetzer, del libro de Jay Williams, bajo la dirección de Horacio Videla.

En la categoría emergentes, los seleccionados fueron: “La chancha”, de la Compañía Central de Inteligencia Teatral, dirigida por el dramaturgo Luis Barrales, destacado por su especial tratamiento a temas de la actualidad como la vida juvenil, las tribus urbanas, las modas emergentes; “Mi mundo patria”, dirigida por Andrea Giadach, de la Compañía Territorio Particular, que pretende generar una reflexión sobre la experiencia de la pérdida de la patria en la infancia y la reconstrucción de la identidad; “Simulacro”, ópera prima de la Compañía La Re-Sentida, dirigida por Marco Layera, retrato vital, fresco y sincero de Chile como “el lugar de unos pocos”, que busca desde la reflexión, la ironía y el humor lo que pensarnos como país; “El Pelícano”, de Muriel Miranda, de la Compañía Maleza, un cuento en teatro animación en la que actores y muñecos interactúan en una nueva propuesta teatral; “Partido”, dirigida por Cristián Plana, pieza teatral realista que pretende retratar un conflicto social arquetípico; “Temporal”, de la Compañía Teatro Niño Proletario, dirigida por Luis Guenel, versión libre de “El Zoológico de Cristal”, texto perteneciente al dramaturgo norteamericano Tenesse Williams; “Un momento argentino”, de la Compañía Teatro Güero, pieza escrita por el reconocido dramaturgo y director argentino Rafael Spregelburd; “Jaula Obesa”, cuarto montaje de la Compañía Geografía Teatral, dirigida por Tomás Espinoza; y “Niñas araña”, escrita por Luis Barrales, bajo la dirección de la actriz y pedagoga teatral, Daniela Aguayo, que retrata la historia de tres quinceañeras marginales, ambiciosas y físicamente atractivas, que han deseado desde siempre lo que les ofrecen las pantallas de televisión y las vitrinas de las tiendas.

De la Muestra de Dramaturgia Nacional, el montaje escogido por el jurado fue “Porque sólo tengo el cuerpo para defender este coto”, de Juan Claudio Burgos, bajo la dirección de Raúl Osorio, que cuenta la historia de un viaje de la conciencia a través de la memoria y el recuerdo.

En la categoría danza, los elegidos fueron: “Beige”, de Alejandro Cáceres, puesta en escena que integra los lenguajes del movimiento, la música y la imagen; “Guerra”, de la Compañía Colectivo de Arte La Vitrina, dirigido por Nelson Avilés, que presenta imágenes frágiles y vulnerables que intentan estimular en el público la solidaridad para provocarlo a resistir el imperio del mercado; y “Pies pa´volar”, dirigido por Andrés Cárdenas, proyecto que nace a partir de un proceso de investigación de la compañía de Danza Argentina "Nandayure", sobre la vida y obra de Frida Kahlo.

Pero esto no es todo. Además habrá teatro de calle y nuevo circo. Los seleccionados por el jurado fueron: “Entremillones”, de la Compañía Balance, dirigido por Pablo Garrido, espectáculo contemporáneo para todo público que toma la esencia de la estructura tradicional del circo, es decir, distintos números asociados a técnicas específicas; “Sub Zirco, destinos bajo tierra”, dirigido por Álvaro Morales, de la Compañía Circo del Mundo, espectáculo que recrea el universo de los mineros de chile a principios del siglo XX; “Los caminos de Don Floridor” y “Frickchou”, ambos de la Compañía La Patogallina, dirigida por Martín Erazo, gran trayectoria artística en el género del teatro de calle; “Efecto Impro. Historias en movimiento”, del Colectivo Mamut, una nueva propuesta interesante y sorprendente, donde la función se inventa sobre la marcha, frente al espectador; y “Rueda, un viaje entre cuerdas”, de la Compañía En Viaje, Artistas de Circo, resultado de seis meses de investigación y creación realizada por dos integrantes de “En Viaje, artistas de Circo”, con la tutoría de Sky De sela y la asistencia de improvisaciones de Ueli Hirzel (Francia), en 2006.

A lo mejor del año, se sumará la categoría invitados especiales, compuesta por: “Apoteósis final: BBB-UP”, de Paulina García, con Coca Guazzini, Catalina Guerra, Patricia López, Rodolfo Pulgar, Felipe Ríos, Katy Cabezas, Eduardo Herrera, Valentina Muhr, Gonzalo Muñoz Lerner y Kiki Rojo, que aborda un momento histórico político entre 1972 y 1975 en Chile; “Chile Bi-200”, de Ramón Griffero, montaje que narra la construcción de nuestra memoria social e identidad nacional a partir de cómo el teatro de su época la representó; “El país de jauja”, de Horacio Videla, un carnaval itinerante compuesto por aproximadamente sesenta actores, que irrumpirá en nuestras calles invitando al espectador a deambular por un mundo onírico, fantástico, sensorial y surrealista; la ópera chilena “Viento Blanco”, del compositor Sebastián Errázuriz, inspirada en la tragedia de Antuco; “Las tres hermanas”, de Anton Chejov, dirigida por Víctor Carrasco, y protagonizada por Mariana Loyola, Manuela Oyarzún, Francisca Lewin, Andrés Céspedes, Daniela Lhorente, Cristián Carvajal, Francisco Pérez- Bannen, Diego Casanueva, Juan Pablo Peragallo, Edgardo Bruna, Emilio Edwards, Andrés Reyes y Gloria Munchmeyer; y “Paraíso”, de Mauricio Celedón, montaje que se centra en el hombre como ser social: frente al consumo, al suicidio, a la religión, a la memoria, a sus esperanzas, a sus emociones, a la muerte.

Por último, la programación nacional incluirá dos coproducciones. Se trata de “Violeta: al centro de la injusticia”, de la Compañía Teatro La Provincia, un espectáculo inspirado en la diversidad artística de la cantautora chilena, bajo la dirección de Rodrigo Pérez; y “Diciembre”, de la Compañía Teatro en el Blanco, de Guillermo Calderón, una obra de ficción política que explora la realidad de la guerra y su poder transformador de la conciencia colectiva y la realidad doméstica de Chile.

"Una vez más nos sorprende el prolífico trabajo de la nueva generación del teatro chileno, que este año vuelve a instalar en la escena los temas que preocupan a nuestra sociedad”, señala Carmen Romero, Directora General del Festival Internacional Santiago a Mil. “Este festival ya está instalado en el corazón de la gente, y esta edición tendrá mas calle que nunca”, concluye.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Claves para el análisis de "Clase", de Guillermo Calderòn


Sobre la obra:
La obra “Clase” ha sido escrita y dirigida por Guillermo Calderón y comenzó temporada el fin de semana en la sala Mori Bellavista, tras cumplir un período de rodaje.
El texto encara el Chile de las protestas estudiantiles para cuestionar el sistema de educación, las relaciones de poder profesor-alumno y la perpetuación de la discriminación social.
En escena se muestra a un profesor abatido y despiadado (R. Farías) que luciendo una herida ensangrentada en el rostro se sincera con una alumna aparentemente impoluta, empeñada en disertar sobre el Buda y la iluminación (F. Lewin), mientras el resto del alumnado protesta en las calles.
La situación da curso a una confrontación generacional de tintes ideológicos en torno al sentido de futuro, la desesperanza y la precaria posibilidad de un cambio social.
Junto al humor sombrío e irreverente frente a todo precepto políticamente correcto (en especial, en torno a la conducta ejemplar e inmaculada que se espera de un profesor), la puesta se apoya en la dinámica actoral del elenco.
El montaje enriquece sus niveles de lectura gracias al diseño de Loreto Martínez, que reserva para el cierre una imagen alegórica que se ofrece al espectador como una instalación conceptual sobre el movimiento estudiantil, mientras se escuchan mantras.

Sobre el autor:
Guillermo Calderón (1971) es actor, director y dramaturgo. Ganador de premio del Círculo de Críticos en 2006, Altazor 2007 y recientemente del premio José Nuez Martín 2008.
Estudió actuación en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile y completó un post-grado en el Actor's Studio de Nueva York, además de estudios de cine en la City University of New York y formación superior en la Escuela de Teatro Físico Dell´Arte en California. Ha dirigido “La caída de la Casa Usher”, montaje por el cual fue invitado a Cádiz y Bayonne, e “Historias de Familia”.
En 2006 estrenó “Neva”, una de las piezas chilenas que mayor reconocimiento ha alcanzado en el extranjero. La puesta contó dramaturgia y dirección de Calderón y fue desarrollada junto a la compañía Teatro en el Blanco, que integran Trinidad González, Paula Zúñiga y Jorge Bécker.
En ella patentó una escritura que se distancia tanto de la tradición como de los ejercicios estilísticos y formales de quienes podrían ser sus compañeros de generación.
La obra propone un acercamiento al contexto social de Antón Chéjov y a su trastienda personal y hace patente los límites del realismo, lo que –de alguna manera – equivale a volver sobre la crisis de la escena del siglo XX.
Para ello ficciona en torno a la suerte de Olga Knipper, la viuda de Chéjov, cuando a seis meses de la muerte de este último ensaya “El jardín de los cerezos’’ en San Petersburgo el 22 de enero de 1905, jornada que se conocería como Domingo Sangriento a causa de los cruentos hechos que costaron la vida a miles de obreros tras la represión de las tropas zaristas y que constituyeron la antesala de la revolución.

Sobre la dramaturgia:
Tanto en “Neva” como en “Clase”, el autor ha mostrado dominio del tempo, de las técnicas narrativas, los monólogos y los diálogos.
Además, tiende a introducir quiebres en el desarrollo de las obras que permiten hablar de una meta-dramaturgia. Sugiere no temerle a las palabras ni a la capacidad de remoción.
En “Neva”, la escritura adopta a ratos el tono de un alegato frente a la discutida validez de las técnicas de actuación y al ensimismamiento creativo del artista que lo aparta del presente histórico.
En “Clase”, muestra una fuerza lírica de arrolladora contingencia.
Estilísticamente, la dramaturgia de Calderón parece tender un puente entre los fantasmas y preocupaciones que rondaron a los autores de la generación del ’50 y las rupturas a que han dado pie los nuevos dramaturgos.

Sobre la compañía:
“Clase” ha sido escenificada por la Agrupación La Reina de Conchalí, que reúne a Francisca Lewin, Roberto Farías y la diseñadora Loreto Martínez.

Extracto de “Clase”:
“En mi casa no había libros.
Sólo cariño.
Mis padres tenían un corazón grande y la mirada simple.
No tenían libros.
A veces llovía y llegaba el otoño pero todo lo que sentíamos se quedaba ahogado aquí porque sabíamos pocas palabras.
Partí tarde”.

Claves para el análisis:
- Vínculo entre maestro y alumno.
- Crisis educacional.
- El enfoque de Oriente y Occidente frente a la trascendencia
- El budismo, la iluminación y la inmanencia


Cartelera:
“Clase”. Funciones: Jueves a sábado a las 20.30 horas. Sala Mori Bellavista. Constitución 183. Reservas: 7776246. Valor entradas público general: $6.000.

martes, 26 de agosto de 2008

"Una mirada cruda al sistema educativo y social Chileno. CLASE"



Titulo: CLASE
Lugar: Centro Mori Bellavista
Dirección: Guillermo Calderón.
Elenco: Francisca Lewin. Roberto Farías.
Horario: Funciones de Jueves a Sábado. 20:30 hrs.
Precio: $6.000 General. $ 3.000 estudiantes y tercera edad.

Un profesor se encuentra solo en una sala de clases, su única compañía es una abnegada alumna que no quiso ir a protestar junto a su curso para mejorar la educación. Sin embargo, el profesor decide hacer una sesión especial en la que expone febrilmente su desahogo frente a la vida y sus frustraciones políticas. Mientras su alumna solo se queda para realizar una disertación que lo expone como un profesor sin futuro, con un camino de redención imposible.

La última jugada del director teatral Guillermo Calderón, (Neva) junto a su nueva compañía “La reina de Conchalí”, presenta la obra CLASE, con Roberto Farías y Francisca Lewin, en el Centro Mori de Bellavista, con toda la agudeza y critica social que lo caracteriza.

En tus obras siempre muestras un desahogo social frente a temas que no tienen mucha tribuna, salvo cuando la olla esta a punto de explotar, ahora tomaste la educación, por ejemplo.

¿Cómo nace este proceso de creación de CLASE?
Mi caso surgió justamente cuando se inició la primera revolución de los pingüinos en el año 2006, en ese momento yo estaba trabajando en otra obra, pero el fenómeno me pareció muy interesante porque yo tenía opiniones muy fuertes frente a eso y dije “Bueno, a lo mejor me gustaría vertirlo en algún momento en una obra”. Y justo este año (2008) hubo una segunda vuelta del movimiento y es un proceso que culmina muy lamentablemente para los que participaron, que es la aprobación de la Ley general de educación (LEGE). Esto me decepcionó mucho, porque las expectativas de los estudiantes iban para otro lado obviamente, y CLASE refleja eso.

Con un Profesor muy particular.

Curiosamente resultó ser un poco premonitoria la situación porque el personaje del profesor (Roberto Farías) es bastante pesimista con respecto al movimiento, ya que él estima que la organización no esta suficientemente politizada y yo creo que ese fue uno de los problemas de los estudiantes, ya que “fue derrotado” con la derogación de la LEGE-
Se ha visto en la mayoría de tus trabajos una fuerte visión de discurso político social. ¿Qué puedes decir de esto?

-Sí, la verdad es que si existe un discurso político. Pero las visiones no siempre son firmes, sino más bien la idea es problematizar el contenido sobre el escenario, y de esta forma encontrar un proceso personal y también un punto de vista desde el espectador. Esta visión bien política es muy del teatro chileno también. El teatro nacional siempre ha sido muy político.

Guillermo Calderón, además señalo a la Maga, que ya tienen un próximo estreno: “Diciembre”, que es la historia de una familia que se reúne una noche y resulta que Chile está en guerra.
“Es un drama doméstico en un política de acción, un especie de ficción política” afirma el autor.

“Diciembre” se presentara en el marco del Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz, España. Con fecha de estreno en la segunda semana de Octubre.

viernes, 1 de agosto de 2008

"La generación 16"




Matías Oviedo, Cristián Arriagada, Fernanda Urrejola, Francisca Lewin, Cristián Riquelme y Luz Valdivieso protagonizaron en 2003 la teleserie 16. Cinco años después, se juntan para recordar cómo fue la experiencia, de la que salió el semillero de actores más exitoso del canal estatal.


El 9 de junio de 2003 debutó por las pantallas de TVN la teleserie 16. La producción era pionera al abrirse a un nicho inexplorado -los jóvenes- y también instalaba como protagonistas a un grupo de actores prácticamente desconocidos. Así aparecieron, de jumper, pantalón y corbata, Francisca Lewin y Cristián Arriagada -los protagonistas de la historia- junto a Luz Valdivieso, Fernanda Urrejola, Matías Oviedo y Cristián Riquelme, entre otros. Y fue un éxito: llegó a marcar peaks de 32 puntos y promedió 19.9 puntos de rating en su horario de las 17.30 horas. Ahora, los seis actores protagónicos tienen carreras consagradas y se mantienen en la red estatal.

Así, Urrejola, Oviedo, Riquelme y Arriagada estarán en la teleserie del segundo semestre de TVN, Hijos del Monte, mientras que Lewin acaba de terminar de grabar Viuda alegre. Valdivieso, por su parte, sólo se quedó fuera de pantalla por su reciente maternidad y dice que más adelante sabrá qué hará en 2009. Además, entre todos acumulan proyectos teatrales varios, como los montajes del segundo semestre Las tres hermanas, que dirigirá Víctor Carrasco y La matanza de Zapallar. Tienen apariciones en series como el Gen Mishima o La conspiración, que se grabará el próximo año. Y Riquelme aporta cine al currículum colectivo, con su proyecto Los Cinco, dirigido por Marco Enríquez-Ominami, sobre los últimos días de vida de Miguel Enríquez. Mientras, Oviedo se encarga de la cuota musical, gracias a la preparación de su disco solista y con la composición de la música de la obra Tú mi primera película.

El revival también está en pantalla: este lunes el canal público comenzó a repetir, a las 18 horas, la telenovela 17, la segunda parte de 16. El mismo elenco pero, para la historia, pasaron de 3º a 4º medio en el ficticio colegio Antumapu. Las temáticas, en todo caso, eran similares: líos amorosos, sexo, dudas vocaciones, bulimia y el fin de la adolescencia.

La producción no sólo fue utilizada para abrir un nicho horario y generacional antes no explorado por las telenovelas locales, también sirvió como pionera de una costumbre que la red estatal utiliza con cada vez más frecuencia. Porque al igual que El señor de La Querencia, 16 se grabó completa antes de que fuera exhibida. El equipo, que también era primerizo, realizó toda la producción entre el 15 de enero y el 31 de mayo de 2003. Y los actores ahora coinciden en que eso fue un alivio en términos del impacto que tuvo en ellos sus primeros encuentros con la fama.

Las declaraciones de principio tampoco tardaron en llegar en esa época. Víctor Huerta, director de la producción dijo en su momento: "Por las historias que se van a mostrar, va a haber harta gente que se va a sentir identificada, sobre todo público juvenil. Por ello, nos interesa dar una esperanza más que sólo mostrar la cruda realidad" y agregó que se buscaba tener un enfoque "educativo" a temas que nadie se atrevía a tratar. Y aunque la apertura de la franja horaria no fue definitiva, sí sentaron un precedente de que había público telenovelesco a otras horas que no fueran las 20 horas. Y fue un semillero envidiable de actores. La nueva generación.
Ellas
Francisca Lewin tiene día libre, pero es la primera en aparecer. Ve entrar a Luz Valdivieso, se dan un gran abrazo y comienzan a ponerse al día. Son amigas hasta hoy y se nota. Luego llega Fernanda Urrejola y el trío está armado. Tienen tal nivel de conexión que, a ratos, uno parece estar espiando una conversación privada. Porque se desentienden de la grabadora y echan a correr la memoria de cuando tuvieron que grabar la teleserie 16. El casting, la fraternidad que hubo, las anécdotas. Todo. Tienen buena memoria y se interrumpen entre risas. "¡Cinco años desde que la hicimos!", lanza Lewin. La pelota está echada.

Fernanda Urrejola: Ya estamos grandes. De hecho, llevo dos teleseries donde tengo hijos (se impresionan todas). De un año, por suerte.
Francisca Lewin: Y yo estoy haciendo como un master en escolaridad (risas).

¿Cómo recuerdan la experiencia?
Francisca Lewin: Eramos todos inocentes (risas). Para mí, los mejores recuerdos.
Además, fue la primera teleserie que se grabó completa antes de salir al aire. Por eso tuvieron cero presión de rating.
Luz Valdivieso: Sí, eso fue bacán.
Francisca Lewin: Sí, porque nadie sabía nada de cómo iba a ser el rating, entonces grabamos con la mejor de las ondas y creo que también, una vez lo hablé con una de las guionistas, era una teleserie nueva y no estaban tan encima. A ellos también le dieron más libertad para escribirla y eso se nota, sobre todo en 17, donde los temas se profundizan.
Fernanda Urrejola: Todos los personajes estaban súper bien armaditos.
Luz Valdivieso: A pesar de ser una juvenil, los temas que se tocaban eran en profundidad y eso era entretenido.
Además, esta producción fue el puntapié para que TVN se atreviera a ampliarse y hacer telenovelas nocturnas.
Francisca Lewin: Claro, era la primera teleserie de otro formato.
Luz Valdivieso: ¿Y se acuerdan que después la segunda, 17, iba a ser nocturna?
Fernanda Urrejola: Nooo...
Luz Valdivieso: Sí, nos dijeron oficialmente, en Pucón.

¿Nocturna? ¿Y qué iban a hacer? ¿Subir el jumper?
Luz Valdivieso: Iba a verse más piel (risas).
Francisca Lewin: ¡Ah! Sí me acuerdo, pero que después, hablando, todas pudorosas, obviamente, fuimos a preguntar ¿cómo que nocturna, que significa eso, qué implica?
Luz Valdivieso: Y además que era la misma historia, los mismos personajes. Era raro que se transformara de repente en nocturna. Y la actriz argentina que vino (Julieta Camaño, que era la antagonista de 17) iba a mostrar haaarto. Y estábamos todas en trajebaño y ella ahí... bien, bien.
Francisca Lewin: Bien de colaless (risas).
Fernanda Urrejola: Además que era argentina, así que había que aprovechar que los pudores eran distintos.
Francisca Lewin: Pero no era tan distinta, todo el mundo pensaba que a ella le daba lo mismo, pero no.
Fernanda Urrejola: Sí, pero acuérdate que la primera escena que hicimos fue así como ¡Gua! Y todos la quedamos mirando.
Francisca Lewin: Pero ella tampoco estaba muy feliz. No era como que "estoy en mis salsa, me siento súper cómoda".

Han pasado cinco años. ¿Cuánto sienten que han cambiado como actrices?
Luz Valdivieso: Encuentro que es un atentado cuando la repiten (carcajadas).
Fernanda Urrejola: A mí me mostraron hasta el casting que hice para 16 en la tele... ¡eso sí que es atentado! Con Matías Oviedo ahí, los dos bien pollos frente a las cámaras.
Francisca Lewin: Ese casting horrible donde había que ir a poner música en un equipo.

Todas: ¡Horrible!
Luz Valdivieso: Pero a mí no me tocó hacer ese casting.
Francisca Lewin: Es que tú venías de al lado (había trabajado en Piel canela, en Canal 13). La Luz era como la que mandaba, la que sabía. Y nos daba indicaciones, mandona (la mira riendo).
Luz Valdivieso: A la Ica yo siempre la empujaba para adelante, porque siempre se escondía. Estábamos todos en grupo, y ella, que era la protagonista, se ponía detrás. Y yo la empujaba para que apareciera. A mí me tocó el casting con Cristián Arriagada en un estudio en Chilefilms.

¿Qué recuerdan que les faltaba en esa época y que ahora tienen?
Luz Valdivieso: Calma.
Fernanda Urrejola: Sí, experiencia. Era una ansiedad constante, todos queríamos ser amigos con todos.
Francisca Lewin: Es verdad lo que dices. Uno como que daba todo para las escenas, como si te la estuvieras jugando para hacer la película de tu vida. Me acuerdo que una vez me quedé enferma, haciendo una escena mil veces gritando, y quedé afónica como por un año. Me tuve que hacer un tratamiento. Ahora uno dosifica un poco más, dices: "Bueno, tengo que hacer 10 escenas al día. Si una no sale tan bien, no es tan terrible". Antes estabas todo el día pensando en cómo era. No es que uno le ponga menos profesionalismo y dedicación, pero sí menos ansiedad y ganas de que esa escena sea lo máximo.
Fernanda Urrejola: Creo que parte de que nos haya ido bien a todos después fue porque armamos una cosa distinta nomás.
Francisca Lewin: Y la buena onda no era solamente entre los actores, sino del equipo entero. Desde el sonidista al director, todos nos juntábamos y salíamos después de grabar. Fue algo inédito y que no creo que se vuelva a repetir.

En términos mediáticos, ¿cuánta inocencia perdieron desde que salió al aire 16?
Luz Valdivieso: No fue tan terrible, porque la teleserie no salió al aire mientras la grabamos.
Fernanda Urrejola: Yo me acuerdo que fue heavy.
Lewin y Valdivieso: Para ti fue heavy (la quedan mirando entre risas).
Francisca Lewin: Pero fue súper paulatino. Porque no fue la teleserie de las 8. Te reconocían más los niños, alguna gente, fue de a poco.
Fernanda Urrejola: Fue de a poco, y también un reconocimiento de la gente súper lindo. Y eso duró harto rato, de ser como los niñitos lindos.
Luz Valdivieso: Claro, como el área juvenil.

Ellos
Se ponen muy serios al contestar y piensan cada respuesta. Pero basta que llegue Luz Valdivieso, a la que ven por primera vez desde que tuvo a su hija María, para que la solemnidad dé paso a efusivos saludos, preguntas y más de una risa. Y de ahí en adelante, entre respuesta y respuesta, una que otra broma se cuela a la conversación, dejando entrever una complicidad implícita. Ellos mismos lo cuentan, desde hace cinco años, cuando protagonizaron 16, no han dejado de trabajar juntos en las distintas producciones de TVN. Y la familiaridad se nota. Aunque confiesan que no siempre se ven tanto como quisieran y que, como dice Matías Oviedo, "la Ica (Francisca Lewin) se cambió de elenco", todos conversan con soltura mientras posan para la foto. Incluso Cristián Arriagada recuerda con humor su paso por la teleserie nocturna Idolos, tan destapada que, comenta, en un punto ya habían perdido el pudor unos con otros de andar desvestidos.

"Fue entretenido hacer 16, porque nos hicimos súper amigos todos. Fue un equipo que nos quisimos harto, y así ha sido hasta ahora. Marcó una etapa", recuerda Oviedo sobre la teleserie juvenil. Y Cristián Riquelme agrega que para él y Arriagada el asunto continuaba en sus días en la universidad, donde eran compañeros. "Con Cristián tenemos una amistad de años, desde el año 99. Ya llevamos casi 10 años de amistad", apunta Riquelme y Arriagada lo interrumpe con un "¡Uf, que ha pasado el tiempo!", y Riquelme remata entre risas: "Sí, 10 años. Con la pata de gallo y bien craquelados al final".

Ahora los destinos telenovelescos los juntaron nuevamente, porque los tres actores son parte del elenco de Hijos del Monte, la producción dramática del segundo semestre de TVN para las 20 horas. Además, Riquelme y Arriagada estrenarán el montaje Duros el próximo jueves, con la dirección de Claudio Arredondo.

"Alguna vez nos dijeron en la escuela que si actuábamos juntos, íbamos a tener eso. Que Cristián iba a ser el bueno y yo el malo. Por una cuestión de porte, de energía, de cara, de físico. Y efectivamente ha sido así. Yo he hecho de malo y él de bueno", cuenta Riquelme.
Vida colegial

Al momento de recordar los días de grabación de 16, Oviedo asegura que eran más obedientes de lo que se esperaría de un puñado de casi puros primerizos en teleseries. "Igual éramos desordenados cuando ibamos a grabar al colegio y todo. Pero como todos éramos principiantes, estábamos súper atentos a lo que nos dijeran los directores, los productores. Les creíamos todo", cuenta. Y agrega: "Con el tiempo uno se vuelve más escéptico, pero no en mala, y tienes más opinion. En esa época uno era más pollito. Tratabas de seguir las reglas al pie de la letra. En cambio ahora uno sabe cómo funcionan las cosas, entonces sabes hasta donde puedes llegar, forzar situaciones. Sin maldad, pero para que haya más proposición de uno. Te vas poniendo más desordenado con el tiempo".

Mientras, sus compañeros destacan la relación que se forjó en el equipo, no solamente entre el elenco. "Todos recuerdan con mucho cariño esa teleserie, más allá del éxito que tuvo, por la onda que se generó a nivel de actores, de producción, de director hubo algo muy poderoso, que pasó mucho más allá de la pantalla. Creo que esa confianza con los directores que se ganó en esa teleserie siguió de ahí en adelante para todas las telenovelas", opina Arriagada.

Además, esa fue la época en que debutaron dando autógrafos. "Hubo harto teenager en ese momento, me acuerdo", dice el galán de Amor por accidente y añade: "Me acuerdo que venían escolares de todos los colegios. No había distinción social, el tema de la teleserie llegó a todos lados, rebotó a todas partes, incluso a nivel familiar. Y bueno, los autógrafos iban y venían". Claro que Oviedo dice que se salvó un poco de esa faceta, porque "aparecía bastante distinto de lo que era en la vida real" y porque "nunca fui tan protagonista. Igual fue un cambio, que la gente te reconozca en la calle, pero no fue un shock. No ha sido nada acosador. Me lo tomo con calma. Te saludan en la calle, te tiran la talla, pero todo bien", afirma el intérprete de Ignacio de El señor de la Querencia.

Sus compañeros no se toman el asunto con tanta filosofía. "A mí lo que más me costó fue entender que esta pega que para mí dura de 8 a 6, repercute en gente afuera, que la gente te relaciona con un personaje. Me costó entender que la gente tiene todo el derecho a opinar, y uno es el que la toma o no la toma. Y ese es un costo", acota Riquelme y agrega que "es violento que uno está trabajando y de repente viene una ola gigante de opiniones, que te las tienes que bancar". Arriagada lo secunda. "Ese es un buen punto, porque más allá de ese destape de la vida profesional, después aparecen unos que son como profanadores de tu vida personal, que quieren saber mucho más. Y hay que aprender a manejarse en esas cosas. O en un principio con toda la gente que te agarra, te toma, como si fueras parte de su vida".

Y todos coinciden en que las repeticiones a veces son una tortura, pero que al final no se lo toman tan en serio. "Cuando la repiten, la veo y me carga un poco. No sabría puntualmente por qué es, pero ahora lo haría distinto. Quizás la experiencia te deja mirar los personajes de distintos lados. Antes uno tiraba toda la carne a la parrilla desde un punto de vista, ahora podría hacer con más calma las miradas del personaje", dice Oviedo.

Y Riquelme lo complementa con una visión más indulgente: "Vas mirando para atrás, y ves escenas que hiciste en 16 y las encuentras notables, y otras que ves y piensas, 'pucha, aquí le podría haber puesto un poco más'. Pero inmediatamente viene el perdón. Yo me lo perdono absolutamente, porque no tenía idea de lo que era hacer televisión".

martes, 22 de julio de 2008

sábado, 19 de julio de 2008

Teresa Wilms Al Cine


Teresa Wilms llega al cine, de la mano de Tatiana Gaviola
Cine El largometraje se estrenará a más tardar en marzo de 2009:

Son pocos los filmes que son un placer aún antes de estar terminados, y “Teresa”, el filme en que la cineasta Tatiana Gaviola cuenta su versión de la vida de escritora Teresa Wilms Montt (ver recuadro aparte), es uno de ellos.

El largometraje, que se grabó en formato digital durante el año pasado y que dura aproximadamente 85 minutos, es protagonizado por la actriz Francisca Lewin y cuenta con los actores Diego Casanueva y Juan Pablo Ogalde en los roles de Vicente Huidobro y Gustavo Balmaceda, respectivamente. El proyecto contó con un presupuesto de US$400.000, que se reunió sumando fondos concursables públicos e inversionistas, destacando entre estos últimos TVN, canal que emitirá la producción durante 2009, luego de que sea exhibida, a más tardar en marzo, en las salas de cine.

En “Teresa”, Gaviola reproduce meticulosamente el Chile de principios del siglo XX, al mismo tiempo en que narra, de una forma contemporánea, subjetiva y altamente femenina, la vida de la polémica y aristócrata literata. Sobre sus motivaciones, sus técnicas y su particular visión de Teresa la interrogamos en esta entrevista.

—¿Por qué una película sobre Teresa?

“La historia de Teresa me ha interesado desde siempre. La primera vez que leí sobre ella fue a los 17 años, una nota cortita en que se ponía mucho énfasis en lo castigada que fue por ser infiel. Después fui encontrando cosas: entrevistas, reportajes, una biografía y, paralelamente, fui desarrollando una pasión por Vicente Huidobro. Me encantaban estos personajes que se juntaban y me fascinaba el misterio, porque Teresa todavía es un personaje del que se habla como en secreto: de alguna manera sigue siendo castigada. Sigue siendo inconveniente, demasiado insolente, demasiado subversiva para una sociedad ordenada como la nuestra”.
—¿Qué te atraía de su subversión?

“Ella tenía muchos conflictos con las cosas que se suponía que tenía que ser: esposa, madre, hija… Ninguno de esos roles los cumplía bien de acuerdo a la sociedad de esos años, que no es tan distinta a la de hoy. Se mantiene un fondo conservador y represivo, más débil hoy día, pero que sigue dictando normas sobre las cosas que una mujer tiene que ser y hacer. Teresa fue una mujer adelantada y transgresora. No tenía claro hacia dónde, pero sabía que tenía que salir del encierro y ese impulso tenía que ser reivindicado”.

— ¿Su historia hoy, sigue vigente a su juicio?

“Tiene mucha vigencia: muchas mujeres siguen deseando cosas que aún no pueden lograr. A pesar de que las cosas han cambiado, hay muchas libertades que aún no llegan. Las mujeres aún no podemos decidir que hacer con nuestro cuerpo: seguimos siendo reprimidas. Basta con pensar en el fallo del Tribunal Constitucional sobre la píldora del día después… Además, la violencia intrafamiliar, que hoy no puede estar más vigente, también es parte importante de la película. Su marido le dice en un dialogo: «aquí en la tierra, la ley soy yo», y esa es una idea en la que todavía creen muchos hombres. Aún existe una especie de propiedad sobre la mujer y Teresa no quería ser propiedad de nadie. Por eso a mi me gusta”.
—¿Hiciste un retrato 100% fiel de su vida?

“En la película hay licencias y hartas. Es una versión sobre su vida, pero de ninguna manera pretende ser un documental. Hay cambio de nombres, de cosas, de lugares, incluso algunas situaciones, porque había que sintetizar de alguna manera. Ella se vinculó con muchos más intelectuales de los que la película puede contar. Hay muchas Teresas: la de Valle Inclán, la de Ernst, la de García Lorca, la de Romero Torres, la de Huidobro…”

—¿Y cómo es la Teresa de Gaviola?

“Es una Teresa que transita entre eros y thanatos, con una tranquilidad salvaje. El sexo y la muerte para ella eran cosas muy integradas, las dos formaban parte de la misma olla a presión. Y era más libre que intelectualmente rupturista o teórica: su vida es una gran puesta en escena y su obra, que fueron básicamente diarios, el registro de esa gran performance”.


—En “Teresa” logras hacer una película de época, pero distinta a los que se acostumbra en el género: es muy íntima, contemporánea y algo desordenada


“«Teresa» no es una película de época tradicional: yo buscaba una mirada más ecléctica. Buscaba una mirada desde el hoy y lo que me preocupaba era lograr que fuera una película muy subjetiva, muy desde Teresa. Buscábamos una cosa un poquito desordenada, un poco impresionista, que se detuviera en los detalles y a veces se caotizara, que tuviera trazos de ella. Por eso optamos por una cámara inquieta, que respirara y con bastantes movimientos en mano, que de alguna manera estuviera viva”.
Wilms está vigente: muchas mujeres desean cosas que aún no pueden lograr.

“«Teresa» no es una película de época tradicional: busco una mirada más ecléctica”.


Teresa “de la Cruz”:


No es extraño que la biografía de Teresa haya devenido en un largometraje: su vida, marcada por la belleza, su cuna aristocrática y su nulo respeto por las convenciones sociales, no fue demasiado distinta del argumento de una opera. Es la historia de una joven a quien recluyeron por adúltera en un convento y que escapó de allí, gracias a Vicente Huidobro, para hacerse un nombre en las letras.

Corría 1921 y en Paris, poco antes de su deceso por sobredosis de veronal, Teresa Wilms Montt, quien como escritora se hacía llamar Teresa de la Cruz, declaraba que no había amado. A los pocos segundos se rectificaba: había amado a Anuarí, un joven argentino que se suicidó, frente a ella, al no poder aceptar perderla, hace años, cuando todavía vivía en Buenos Aires.

Sin embargo, los relatos de la vida de Teresa, incluida la película de Tatiana Gaviola, cuentan una vida siempre marcada por los hombres. Primero, como una niña aristocrática que, nacida en 1893 en Viña del Mar, buscaba en su padre el apoyo que jamás encontró en su madre. Luego como la hermosa joven que huye para casarse con un hombre al que sus padres no aceptan y por el que deciden olvidarla para siempre. Más tarde como la mujer a la que su esposo, Gustavo Balmaceda, le quitó a sus dos hijas y la hizo encerrar en un convento, todo en castigo por su infidelidad con uno de sus primos, Vicente Balmaceda. Su liberación también tiene rúbrica masculina: se la debe a Vicente Huidobro, quien la ayuda a huir del convento y se la lleva a Buenos Aires, dónde Anuarí es quien revive su tragedia. Más tarde, cuando ya haya emigrado a Europa será la musa de otros hombres: Valle Inclán, Romero y Torres, Ernst y muchos otros.

Todo eso es cierto, pero también hay otra Teresa, la que ella decidió ser cuando dejó Chile: Teresa de la +, la escritora que publicó al menos seis libros durante su vida, obtuvo críticas brillantes en Buenos Aires y España, incluida una Cruz Meritoria entregada por la corona española en 1918, y de la que en Chile, durante décadas, solo se publicó una pequeña compilación póstuma titulada “Lo que no se ha dicho”.

Y tampoco podemos olvidar a la Teresa madre, que no es otra que la Teresa suicida: tras estar cinco años separada de sus hijas, Elisa y Sylvia, el azar y la ayuda de algunos diplomáticos le permitieron retomar contacto con las niñas, quienes se encontraban en Paris junto a su abuelo paterno. Esa Teresa no pudo soportar el fin de la misión diplomática de su suegro y el regreso de sus hijas a Chile. Ésa se las llevó a todas con una sobredosis de veronal el 24 diciembre de 1921. Todas tenían una pasión fatal e indomable.

miércoles, 11 de junio de 2008

!Por Fin Se Estrena "Clase"!.


CLASE
Género: TEATRO
Temporada: Desde el lunes 23 de junio
Horarios: Todos los lunes 21:00 hrs.
Precios: $4000 grl. $2000 est. o tercera edad
Elenco: Francisca Lewin y Roberto Farías
Dirección: Guillermo Calderón
De: Guillermo Calderón
Descripción: Un profesor de enseñanza media llega una mañana a hacer su clase. Al entrar a la sala se da cuenta que solamente hay una alumna presente. Ella le dice que el resto de los alumnos está en la calle marchando por mejoras en la educación. El profesor decide hacer una clase especial en la que expone febrilmente su posición ante la vida y sus frustraciones políticas. Finalmente la alumna pide la palabra para hacer su disertación, que es la única razón por la cual no salió a marchar con sus compañeros. El profesor se sienta y escucha. Lo que ella dice lo expone como un profesor sin futuro y le muestra un camino de redención imposible.

lunes, 14 de abril de 2008

Francisca Lewin Convesò En El Podcast De tvn...



No pude subirlo porque la pagina no me deja hacerlo, pero, los interesados e interesadas que aùn no lo ven aquí está la dir: http://teleseries.tvn.cl/ViudaAlegre/videos.aspx?idc=24870&t=6
Con Cariño Para Ustedes (ADMIN).

sábado, 12 de abril de 2008

Francisca Lewin será Irina, La Hermana Menor En La Obra (" Las Tres Hermanas" ).

Francisca Lewin, Blanca Lewin y Bárbara Ruiz-Tagle protagonizarán la obra de Antón Chéjov. Se estrenará en noviembre en Mori, bajo la dirección de Víctor Carrasco.

Será probablemente uno de los proyectos teatrales imperdibles de este año: "Las tres hermanas", la sombría pieza del dramaturgo ruso Anton Chéjov, regresa a las salas locales, esta vez dirigida por el guionista de teleseries Víctor Carrasco. A cargo de las melancólicas Irina, Olga y Masha está un trío de rostros de televisión: Blanca Lewin, Bárbara Ruiz-Tagle y Francisca Lewin.

La obra, que se estrenará en noviembre en Mori Bellavista, es la última parte de un proyecto mayor de Carrasco, compuesto por tres montajes que se estrenarán este año y cuyo objetivo es celebrar su década dedicado a las tablas. En "Las tres hermanas" lo acompañan además Diego Casanueva y Juan Pablo Ogalde.

La idea de Carrasco es traducir personalmente el original, sobre una culta familia provinciana en la ya decadente Rusia zarista del siglo XIX, escrito por Chéjov en 1901. En la tarea le ayudará una especialista, y su objetivo es hacer un montaje integral del texto: "Es un paso bien difícil de lograr", cuenta Carrasco. Según él, el teatro clásico se conoce y profundiza muy poco en Chile, porque prácticamente no llegan buenas traducciones: "Siento que ésta es la única vía de dar a conocer a los autores de buena forma".

La historia cuenta la vida de las hermanas Prozorov, quienes están constantemente recordando su paso por Moscú como una de sus etapas más esplendorosas. Así se crean rasgos muy marcados en las tres hermanas: Irina (Francisca Lewin) es la menor y la más esperanzada; Olga (Blanca Lewin) es una maestra de escuela que se ha hecho cargo de la casa, y Masha (Ruiz-Tagle) debe hacer frente a una vida rutinaria. "Es una obra que siempre quise hacer", confiesa Blanca Lewin: "Es un registro por el que hay que pasar, y creo que éste es un muy buen momento". Para Francisca Lewin, este montaje significa un reencuentro con un personaje que ya hizo mientras estudiaba teatro en la UC: "Me pareció una invitación bastante interesante, que espero disfrutar en todo el proceso".

Para llevarla a escena, Carrasco está trabajando con el diseñador teatral Fernando Briones: "La idea es trabajar a partir del paisaje. La estepa es muy importante para Chéjov y desde ese punto de vista no va a ser un montaje realista", concluye.

"No me interesan las versiones. Hay un misterio a descubrir en los textos tal como fueron escritos".
VÍCTOR CARRASCO

lunes, 7 de abril de 2008

Francisca Lewin nos Contará La Vida De La Poetiza Chilena Y Amante De Vicente Huidobro Como Parte De Un Proyecto En Bicentenario.


TERESA EN FUGA (PROYECTO BICENTENARIO)

Telefilm de 55 minutos, dirigido por Tatiana Gaviola, que narra la vida de Teresa Wilms Montt (Francisca Lewin), una joven de la aristocracia chilena de Valparaíso de principios de siglo, que tiene una intensa vida pasional para los cánones de su época. Teresa se escapa de su casa a muy temprana edad con Gustavo Balmaceda (Juan Pablo Ogalde), con quien se casa y tiene dos hijas. Sin embargo, se enamora de Mariano (Álvaro Espinoza) el primo de Gustavo. Cuando la familia se entera, le quitan sus hijas y a ella la declaran interdicta encerrándola en un convento. El poeta Vicente Huidobro (Diego Casanueva), al enterarse del encierro de Teresa, la visita y se enamora de ella. La ayuda a escapar de su encierro y huyen a Argentina. Desde ahí en adelante, la vida de Teresa se hace cada vez más intensa y trágica.

domingo, 30 de marzo de 2008

Francisca Lewin: "Soy muy autoexigente"

Francisca Lewin: "No tengo discursos hechos"

La actriz que partió su carrera en la pantalla chica protagonizando la teleserie juvenil 16, este año deja los roles de niña para dar vida a la intensa escritora Teresa Wilms Montt en un telefilme de Tatiana Gaviola. La fama se la toma con tranquilidad porque, afortunadamente, casi nunca la reconocen en la calle. Pero confiesa que lo que más le cuesta es dar entrevistas y expresar su mundo con palabras.


Aunque su imagen está repartida por todo Santiago en enormes carteles que promocionan la telenovela Viuda Alegre (TVN), Francisca Lewin avanza entre la gente y se mimetiza hasta alcanzar el anonimato. Casi siempre es lo mismo y eso a ella le encanta. "No se dan cuenta de que soy la misma que sale en la tele", dice riendo esta actriz que también fue rostro de una marca de zapatillas el año pasado. Durante esta conversación, realizada en un café y luego caminando varias cuadras por Providencia, lo comprobamos: su figura frágil y sus enormes ojos celestes captan sólo una que otra mirada de los transeúntes que logran reconocer su rostro sin maquillaje. "Soy una ciudadana bastante normal, asumiendo que también soy lo que tú dices, rostro y todo eso, pero igual ando por la calle, camino un montón, tomo micro y también ando en auto, salgo a andar en bicicleta, voy a nadar. No me privo de cosas, nunca digo ‘no voy a ir a ese lugar por que me van a molestar’. No. Paso bastante inadvertida. Sé que la gente a veces me ve, pero también sé que la mayoría de las veces no me ve".

-¿Será que te ves muy diferente de personaje a como eres en la vida real?
-¡Claro! Soy como poco llamativa (risas) y la gente espera otra cosa de una. Por eso ser conocida me lo tomo con tranquilidad, porque no es una cosa avasalladora e invasiva como lo viven otros colegas.

-¿Y cómo vives eso de ser rostro?
-¡Con las zapatillas puestas! (risas) No sé, no le doy mucho espacio en mi vida, sé que está ahí, que convivo con eso, pero no lo pongo como tema porque no me gusta dramatizar. Lo vivo cuando aparecen cosas que me lo recuerdan: una entrevista, alguien que se me acerca en la calle. Pero es un punto más de mi vida, y mi vida está compuesta por hartos temas.

Francisca irrumpió en la pantalla chica hace ya cinco años, como protagonista de la teleserie juvenil 16. El 2005 fue el año de su despegue profesional: hizo la teleserie 17, pasó de la franja juvenil a la prime como protagonista de la fallida producción Los Capo, y debutó en el cine como la angelical Elisa de Se Arrienda, la película de Alberto Fuguet. Por ese rol tuvo buenas críticas y una nominación al premio Altazor. En teatro ha actuado en Romeo y Julieta (relatos del mar) (2002), Un Enemigo del Pueblo (2003) y Una Mirada Desde el Puente (2006).

Hoy, cuando se acerca a los 28 años, es un nombre seguro en las producciones de TVN y un rostro requerido por directores de teatro, como Francisco Albornoz, Gustavo Meza, Willy Semler y el inglés Ian Wooldridge, y de cine como Mauro Barros (No me Toque) o el mismo Fuguet. Bastante huidiza con la prensa, tiene fama de "excesivamente tímida", frase que se repite en las escasas entrevistas que ha dado. "¡Siempre escriben lo mismo!", dice abriendo aún más sus enormes ojos. Y agrega: "más que tímida soy reservada y no encuentro que sea algo ofensivo. Sé que no soy la preferida de los periodistas porque no tengo mucho contacto con ellos, pero no me hago cargo de esos comentarios".

De lo que sí le encanta hablar es de su trabajo en Teresa en Fuga, el telefilme donde la directora Tatiana Gaviola la convirtió en la compleja poeta Teresa Wilms Montt, una mujer de apabullante belleza que a comienzos del siglo XX sorprendió no sólo con su pluma, sino con su postura masona y anarquista. Wilms Montt debió soportar que su esposo Gustavo Balmaceda la encerrara en un convento al descubrir que su propio primo, Vicente Balmaceda, le enviaba cartas de amor a la escritora. Ella logró arrancar de este encierro con la ayuda de su amigo y amante Vicente Huidobro, pero esa libertad no calmó su desencanto. "Morir, después de haber sentido todo y no ser nada" dejó escrito en su diario de vida, poco antes de tomar una mortal dosis de veronal (somnífero y barbitúrico), cuando sólo tenía 28 años.

La realizadora Tatiana Gaviola conoció a la actriz cuando estudiaba en la Universidad Católica y la dirigió en un capítulo de Cuentos de Mujeres. Y si la eligió para encarnar a Teresa fue fundamentalmente porque "es talentosa, muy trabajadora y muy inteligente como actriz. Hay algo de su físico que puede recordar a la escritora, pero eso no es lo importante, porque hay otras que se acercan más a ella. Sabía que Francisca podía dar con el personaje, y la veremos más sensual, con una zona oscura, muy diferente a lo que le vemos en televisión".

Francisca asumió el desafío con fuerza. "Me metí un montón en el proyecto, desde lo obvio de leer la biografía de Teresa y lo que fuera sobre ella. Estaba súper involucrada, me importa mucho por el personaje. Yo decía ´por muchas cosas que tenga que hacer, tengo que tomarlo’ (el proyecto), porque es un personaje impresionante y porque no tengo muchas posibilidades de volver a hacer algo así", dice.

-¿Sentiste nervios, miedo?
-Todo, todo el miedo del mundo. Cientos de veces me dije "no voy a poder". Hubo muchos momentos en que no quise hacerlo y busqué las excusas para decir que no. Era muy intenso todo, el personaje, las expectativas.

-Es que Teresa fue una tremenda mujer.
-Una tremenda mujer y yo llegué a quererla. No sé cómo será el resultado, pero puse todo para que saliera bien y por eso fue un trabajo fuerte, de mucho compromiso.

-¿Qué es lo que más te remueve de Teresa Wilms Montt?
-Teresa me emociona, me conmueve la vida que tuvo, me conmueve que le haya tocado vivir en un tiempo tan equivocado para ella. Tal vez no me conecto profundamente con sus textos a nivel literario, pero sí he logrado ver la profundidad con la que vivía las cosas. Su dolor y todo lo que pasó, su vida fue demasiado…

-Intensa.
-Claro. Imagínate, a la edad que tengo yo, ya había pasado por todo. También me conmueve cómo ella vivía las cosas, porque siento que yo en general puedo ser un poco más fría para tomar ciertas situaciones. Me asombra cómo ella vivía todo tan de verdad, tan profundamente, aunque creo que también era una mujer intelectual y fría. Tampoco me gusta la imagen de la Teresa visceral, poseída y medio loca. Creo que para llegar a publicar un libro y escribir todo lo que escribió, con todo lo que eso implica, corregir, reescribir, tuvo que ser una mujer muy lúcida.

privada en privado...
-->Imprimir
"Más que tímida soy reservada y no encuentro que sea algo ofensivo. Sé que no soy la preferida de los periodistas porque no tengo mucho contacto con ellos, pero no me hago mucho cargo de esos comentarios", dice Francisca Lewin y se ríe al saber de que la trataron de diva en una nota de prensa.ver más fotos
Francisca Lewin es la menor de cuatro hermanos y hasta los 10 años creció en la comuna de La Florida, donde desarrolló su gusto por los animales ("los perros son lo mejor", comenta). Después su familia se cambió a Las Condes y ella entró a estudiar a las Teresianas, donde descubrió su interés por el teatro. Siguió su vocación en la Universidad Católica, y estaba recién egresada cuando debutó en la pantalla chica como la colegiala de 16.

Poco más se sabe de su vida privada. A su pareja, padres y hermanos prefiere dejarlos fuera del ámbito público. La actriz aclara que no es por maña ni por exceso de celo. "Cuando la gente se acerca a mí y me pregunta cosas, siempre es de mi personaje en la teleserie, si es buena o mala, con quien pololea, a nadie se le ha ocurrido preguntarme en la calle sobre mi colegio o sobre mi familia, entonces no siento que yo tenga que andar hablando de eso", dice.

-¿Te molesta que se diga que eres diva porque a veces te corres de la prensa?
-¿Dicen que soy diva?

-Así lo leí el otro día en un diario porque no quisiste hablar en medio de una grabación.
-¡Ah, puede ser!, sabes que no me molesta tanto. O sea, no me hago cargo que digan que soy diva porque no me siento identificada con el término. Hago lo que siento en el momento no más, a lo mejor andaba apurada, estaba repasando mis textos…No sé.

En Viuda Alegre Francisca encarna a Javiera, la rebelde hija de Francisco Reyes, un testigo encubierto que, por protección, debe irse a vivir al pueblo costero donde transcurre la acción. Entonces, la chica de 17 años debe comenzar a llamarse Sabina.

-¿No te complica hacer una niña de nuevo?
- No, me entretiene. En Corazón de María (la teleserie de 2007) no era tan niña y la Andrea de Cómplices (2006) era loca, medio zafada. Igual, a pesar de que sean jóvenes, los personajes son diferentes.

-Una digresión. En Corazón de María desapareció tu larguísima cabellera, tu sello durante años.
-(Risas) A mí no me dolió tanto, ahora la echo más de menos. En ese momento no, porque igual me hicieron una base y estaba medio muerto el pelo. Entonces pedí que me lo cortaran, para que creciera más sano, pero ahora ya estoy un poco desesperada, porque se demora en crecer.

Francisca Lewin confiesa que no tiene muchas certezas a nivel teórico: "No me paso la vida armando conceptos de las cosas que pienso. Quizás esté mal. Yo sé las cosas que pienso y cuando tengo que aplicarlas las voy a decir y nunca voy a quedarme callada. Pero no tengo explicaciones elaboradas, no tengo discursos hechos, por eso me enredo. Porque me hacen una pregunta que a nivel de sensaciones sé la respuesta, pero me cuesta traducir en palabras".

-¿Por eso te gusta tanto nadar?
-Puede ser, el espacio del agua es un espacio en que uno está rodeada de sensaciones. Me tranquiliza, me gusta…Bueno ¿viste?, no te lo puedo explicar.

-Leí que estás ensayando la obra de teatro Clase, escrita y dirigida por Guillermo Calderón.
-No he podido, porque he tenido que viajar por la teleserie, pero creo que después de la próxima semana voy a empezar. Es una obra que trata de un profesor que le hace la clase a una sola alumna, ya que todos sus compañeros se fueron a la marcha pingüina. Ella se quedó porque le tocaba disertar y el profesor le habla de la vida, de lo que a él le hubiera gustado que le enseñaran.

-No haces teatro, en temporada, desde 2006. ¿Te da miedo subir al escenario nuevamente?
-Sí, pero no pienso en eso.

-¿Por qué tienes miedo, si siempre has logrado buenas crítica?
-Sí, pero no es sólo la crítica, el nervio es con una. A mí me pasa que soy muy autoexigente, porque para mí ser actriz es algo súper inasible, algo que no tengo acá (muestra la mano). No es algo que maneje y que diga "lo sé hacer". Yo no tengo un control, por ejemplo, de mis emociones. Hay cosas que una va aprendiendo a manejar mejor, pero actuar siempre es un lugar incierto.

-Igual es un espacio de placer, ¿no?
- Sí, absolutamente, por algo una vuelve a él. Yo me conecto con pasarlo bien, y si recuerdo por qué quería ser actriz cuando era chica, la respuesta es porque me entretiene, porque juego. Después, con el tiempo, una le va poniendo toda esa carga de ansiedad, inseguridad, vanidad, orgullo y esas cosas que hacen que la cosa sea más difícil

-¿Y los aplausos, las nominaciones, te ayudan?
-No sé, yo creo que una tiene mecanismos de auto destrucción. Porque digo "ya, me fue bien con Se Arrienda, pero el personaje es totalmente distinto a la Teresa Wilms Montt, que es un personaje histórico". No puedo estar tranquila porque antes me dijeron que estuve bien.

-¿Eres dura contigo?
-Mucho. Siento que puedo cumplir con las cosas y demás que salen, pero yo no quiero eso, quiero que estén lo mejor posible. ¿Me entiendes?

-Eso me dice que estás empezando de nuevo siempre.
-Sí puh.

-Es que hay gente más canchera, que tiene su método en la vida y en lo profesional.
-O también el tiempo da más seguridad. ¡Ojalá! En eso tengo puesta toda mi fe (risas).

lunes, 10 de marzo de 2008

Resumen Primer Capitulo "Viuda Alegre"


Tan solo pasó un mes del funeral de su último esposo y Beatriz Sarmiento decidió contraer nuevamente matrimonio; esta vez con el hermano menor de su reciente fallecido marido. Se trata de Rodrigo Zulueta, quien desde que la vio quedó prendido de inmediato.Por otro lado, Santiago Balmaceda debe huir con su hija pues delató a una banda de narcotraficantes y ahora su vida y la de la joven corren peligro. Así, llegan al pueblo donde vive la viuda, su familia y personas muy amables…Cuando la chica intenta llamar a la ex secretaria de su padre para contarle que no están en Australia, el teléfono público se echa a perder. En ese momento aparece Franco y le ofrece prestarle su celular. El muchacho queda de inmediato flechado por la hermosa joven de 18 años y por la noche decide ir a buscarla. La encuentra y pasan la noche juntos.Los policías del pueblo esperan la llegada de un nuevo capitán a la unidad. Piensan que se trata del capitán Abusleme y le preparan una serie de sorpresas “masculinas”. Pero los sorprendidos son ellos, porque a la unidad llega Sofía Valdebenito, hija de la viuda, quien llega al mando de todos los policías.Y a propósito de sorpresas, Hermógenes León se lleva una grande, mejor dicho dos. Hasta la comisaría llega Susana Pizarro y le presenta a su hijo Pedro. Más tarde arriva Adela Velázquez y le presenta a su hija Ángeles. Todo esto porque el policía donó semen en un banco en Santiago.Finalmente cuando la viuda viene saliendo radiante de la iglesia junto a su quinto marido, llega Cóndor Dionisio Vivanco, gritando a viva voz que Pepe Zulueta está vivo…

jueves, 6 de marzo de 2008

"Viuda Alegre" se lanza en ofensiva a la guerra de las teleseries

"Últimos, pero no menos" fue la idea que intentó transmitir TVN en el lanzamiento de su teleserie "Viuda Alegre", realizada anoche en dependencias del canal. La estación estatal, con más o menos suerte, trató de resaltar la variedad de personajes en una historia que aparecerá en tercer orden en el combate de las producciones dramáticas.Mientras algunos culpan del retraso en la salida al aire al temor de competir con los últimos capítulos de "Lola", lo cierto es que la producción grabó hasta el último minuto las escenas que formarían parte del debut.Mientras, el evento de lanzamiento sentó precedente, ya que pudo ser visto en vivo por cualquier persona a través del sitio web de la novela (www.viudaalegre.cl). Y no será lo único en el formato, ya que la animadora del evento, la actriz Katina Huberman, dio aviso de la trasmisión en línea y anticipada del primer capítulo: el lunes a las 13:30 horas podrá ser visto vía internet por quienes no puedan esperar hasta las 20 horas.Como fue la tónica de los estrenos de los demás canales, el de TVN no deslució en la presentación de sus personajes protagónicos. Claudia di Girolamo se lució como una flamante novia a la que los maridos le iban desapareciendo como por arte de magia. Acto seguido, la versión chilena de doña Flor se enamoraba con premura de su recién aparecido cuñado, (Marcelo Alonso), tras la desaparición de su marido formal, interpretado por Alfredo Castro.En la ronda promocional, los últimos en embarcarse en la guerra de las teleseries no daban cuenta de la tensión propia del suceso. Más bien la idea que transmitía el elenco era la de la variedad. "(La teleserie) Cruza por todas las edades, por diferentes clases sociales", expresó Francisca Lewin, protagonista del romance joven junto a Ricardo Fernández.Si bien la participación de las tribus urbanas podría vincularse al personaje de Lewin, fue ella misma quien desmintió la asociación. "Yo creo que no. Ella aparece sola, con el conflicto con su padre (Francisco Reyes) como su principal inquietud", dijo la actriz acerca de su rol protagónico, que encuentra su válvula de escape a través de la música.En cuanto a la musicalización, el canal estatal jugó con apuestas más que aseguradas. El exitoso colombiano Juanes quedó fichado desde el primer minuto con su hit "Me enamora" como tema titular, además de la popular "Gotas de amor", segundo single de su disco superventas La vida es un ratico.En el canal estatal se declaran ajenos a la vorágine que da partida al comienzo de "la guerra". Por asuntos de grabación el elenco no ha podido ver las apuestas de la competencia, aunque es Paz Bascuñan quien se encarga de hacer una reflexión sensata sobre la competencia: "Para mí como actriz es rico que haya tres teleseries al aire. Uno aprende de lo que están haciendo los otros, encuentro que es más interesante".La actriz, que en esta ocasión interpreta a una integrante de una particular versión de Carabineros, denominada Policía Nacional de Chile, establece su tesis sobre la representación de minorías en las series de ficción chilenas: "Cuando se habló de los gitanos o de los mapuches hubo cierta reticencia de la gente que se siente identificada, y ésta no va a ser la excepción, creo yo", concluyó.

viernes, 1 de febrero de 2008

Nota de "Viuda Alegre"

Viuda Alegre desde marzo en TVN
Santiago, Chile.31 ene 2008En marzo llegará a las pantallas de Televisión Nacional de Chile (TVN), la teleserie "Viuda Alegre" de lunes a viernes, a partir de las 20.00 horas.
La obra, de aproximadamente tres meses de duración, se entregará por un total de 90 capítulos, grabados bajo la dirección general de Vicente Sabatini.
La nueva apuesta dramática de TVN toma forma con una historia romántica e intensa donde lo absurdo, la comedia y los enredos se apoderarán de la franja de las 20 horas durante el primer semestre de 2008.
El director de escena, Patricio López y los actores y actrices de esta producción de TVN fueron presentados a los medios de comunicación este jueves al mediodía, en uno de los sets de grabación de la estación.
La historia de Viuda Alegre, que se empezó a grabar a fines de diciembre, se centra en una localidad costera ficticia del litoral central.
En este lugar, sus habitantes se han reunido para despedir simbólicamente a José Pablo Zulueta (Alfredo Castro), uno de los habitantes más queridos de la zona. Este millonario galante y machista, casado con Beatriz Sarmiento (Claudia Di Girólamo), dueño de una empresa de productos congelados y del club de yates del balneario, ha naufragado y no se ha vuelto a saber de él.
Hace un mes su yate se perdió en el mar y su cuerpo aún no ha sido encontrado.
Beatriz, una mujer ejecutiva, atractiva y muy enamoradiza no puede creer que su cuarto esposo haya muerto igual que sus otros tres maridos que fallecieron en absurdas circunstancias legándole, eso sí, fortuna e hijos.
Las habladurías no esperarán y no harán otra cosa que confirmar su fama de mujer fatal: hermosa... pero mortífera. En medio del cortejo mar adentro, y mientras desde las barcazas lanzan coronas de flores para despedir al querido Pepe, el ruido de una embarcación distrae a los pueblerinos: es Rodrigo Zulueta (Marcelo Alonso), hermano menor del difunto que viene a despedirlo. Y, de paso, a recuperar lo que cree le pertenece.
El alboroto es grande. Al igual que el flechazo instantáneo que se producirá entre Beatriz y Rodrigo. Los rumores no pararán cuando se enteren de que el menor de los Zulueta ha decidido quedarse por un tiempo en el pueblo. Sin embargo, él no será el único extraño que revolucionará la apacible vida del lugar costero.
La inesperada llegada de la capitán de Carabineros Sofía Valdebenito (Paz Bascuñán), hija de Beatriz Sarmiento a hacerse cargo de la moderna Subcomisaría donde trabajan sólo hombres -casi todos mayores que
ella-, alterará la tranquila rutina de una Policía que casi no trabaja, pues extrañamente en este punto del país... no ocurren delitos.
Las cosas para Sofía, una joven sexy, de carácter fuerte y con gran vocación de servicio, se complicarán aún más cuando desde Santiago le encarguen una misión secreta: cuidar la estadía de un testigo encubierto en el pueblo. Así se acercará peligrosamente a Simón Díaz (Francisco Reyes) por quien Sofía comenzará a sentir una atracción irresistible que alterará sus deberes y convicciones.
Mientras, Sabina (Francisca Lewin), la malcriada hija de Díaz, deberá acostumbrarse a la rústica y precaria vida de su nuevo hogar y olvidar las comodidades de Santiago. Su proceso será complicado, pero pronto encontrará en Franco (Ricardo Fernández), hijo de la viuda Sarmiento y conquistador empedernido, la fórmula perfecta para conseguir escapar del pueblo.
La paz en la que solía vivir este lugar costero, pronto será reemplazada por el caos. Los días de asueto de la Policía se terminarán cuando extrañamente los delitos se apoderen de esta playa, a la que retornan viejos amores del pasado para recuperar hijos abandonados y mujeres que buscarán la
identidad del padre de sus niños inseminados artificialmente.
Fuente: cv

lunes, 14 de enero de 2008

["La Ica En Su Primera Entrevista 2008"]


"Es harto entretenido andar así", comentó la actriz tras la mutación
Pancha Lewin cachó la onda y se convirtió en "pokeláis" .

Desde diciembre que es "Elisa", una rebelde chicuela de la venidera telecebolla de TVN
Este año Francisca Lewin volverá a sus inicios péndex, de las series "16" y "17". La actriz, de 27 pepas, la sufrida "Elisa" de "Corazón de María", desde fines de diciembre que está de cabeza grabando para la nueva teleserie de TVN, en donde interpretará a "Sabina", una cabra chica de 17 primaveras, entera de rebelde y taquilléitor, una mezcla entre pokemona y peloláis, una pokeláis.La producción, que debutará los primeros días de marzo, tiene locaciones en Horcón y varias playitas aledañas, y su trama consiste en que la lola, por fuerza mayor, tiene que irse con su papi a un pueblito que no le gusta pa' na'. Esto hasta que conoce a "Franco", interpretado por Ricardo Fernández. Claudia di Girólamo, Pancho Reyes, Alfredo Castro, Marcelo Alonso, Paz Bascuñán, que hace de carabinera, Luis Alarcón y un grupo de actores nuevos son parte del elenco de esta apuesta de que retomó las grabaciones en exteriores y fuera de Chago City. "Esta teleserie tiene de todo: Historias juveniles y adultas", nos comentó la lindura.
¡NIÑITA!- Te vamos a ver de cabra chica, como cuando empezaste en la tele...- Sí. Y es entretenido. Es un personaje de una niña que tiene harta fuerza, carácter y no le gusta nada de lo que le está pasando.- ¿Qué le pasa?- Vive con su papá y tiene que irse de la ciudad por un problema legal. La separan de quien está enamorada, que es de un gallo mayor...- Parece que no se lleva bien con su progenitor... - Tiene mucho conflicto con él. Todos estos líos suceden en Horcón, también en El Tabo.- Se volvió a las telecebollas fuera de Chago...- Claro, antes se viajaba generalmente para cambiar los exteriores y todo, pero hace tiempo no se hacía, pero ahora se volvió a eso porque es bueno ver otros paisajes, más aire libre lo encuentro muy bueno para que se conozcan otras realidades.
PINTACHA- ¿Qué onda con la pinta que vas a usar?- Me gusta, es diferente a lo que he hecho, es entretenido andar así. Tuve que cortarme mi pelo y tengo extensiones. La ropa también es onda taquilla, como las niñas las usan ahora. - Obvio que también te pusiste algún aro en alguna parte...- No tengo ningún pearcing, por si acaso.- ¿Pokemona o peloláis?- Mmmm, usa ropa de una adolescente taquillera. No es una pokemona ni peloláis tan extrema, es como una mezcla de todo... - Lo que significa que...- Es una adolescente rebelde, tiene su estilo pero no está enmarcada, lo importante de ella, lo que la mueve, es que está muy enamorada. - Sobre eso, otra vez tendrás de galán a Ricardo Fernández, eh.- Sí y es muy entretenido trabajar con él, nos conocemos mucho, tenemos muy buen feeling.
Carolina Ruiz M.